Aceite dulce

En la distancia surgen recuerdos.

Su cuerpo.

Tiene un aroma especial.

No encuentro olor similar.

Pureza.

Mas la fragancia de su perfume.

Un aceite dulce.

Con sabor a manzanas caramelizadas.

Al aplicarlo en su cuello.

En vampiro me convierto.

Mientras yo la pensaba.

Contando los días para volver a verla.

Recibí un mensaje anónimo.

Las fotos y videos son fuertes.

No mienten.

Desearía que fuera foto shop.

Menos mal yo no estaba allí presente.

Enloquecería.

En serio te quería.

En serio te adoraba.

Pero no te amaba.

La pureza y el aceite dulce.

Lo cambiaste por olor a cigarrillo y cerveza derramada en tu piel.

Si la vida nos pone pruebas.

Esta no la pasaste.

Posiblemente no te odie.

La manzana irresistible.

Por dentro estaba podrida.

Y eso me dio asco.

Yo te fui fiel.

Y tú jugaste conmigo.

Por eso mi amor.

Amar es un privilegio que se gana con el tiempo.

Y ese día tú lo perdiste todo.

By: Güstav Rc’mor

No volveré a verla

Me pregunto cómo será la vida de ella.

¿Es amada?

¿Es feliz?

Tantas veces cruzándonos,

Y no somos nada.

Me pregunto cómo será la vida de ella.

¿En algún momento pensó en mí?

Porque yo si muchas veces en ella.

Tantas veces cruzándonos,

Hoy de nuevo la vi.

Ella me vio.

Pero tampoco fuimos nada.

Me pregunto cómo será la vida de ella.

¿Qué pensó cuando me vio?

¿Sintió algo por mí?

Escuche su voz.

Su sonrisa.

¿Sera que volvió a ese lugar por mí?

Me pregunto cómo será la vida de ella.

¿Sera que tuvo el impulso de acercarse a mí?

Si así fuera,

Ni el impulso de ella ni el mío fueron suficientemente fuertes.

Posiblemente eso hoy nos pese.

Esta noche iniciare un viaje,

 Y no volveré a verla.

Mis preguntas no fueron resueltas.

Imagino que tampoco las de ella.

By: Güstav Rc’mor

Alma de niña

El amor es como la vida no se presentan dos igual.
El amor es entrega, es cuidado, es decirle adios a la soledad.
No recuerdo el año pero si el día.
Realmente no lo recuerdo porque a tu lado no son años.
Continuo sintiéndote como el primer día.

Un amor joven que encontró el secreto para no envejecer.
Un amor sin fecha, porque no es una tarea por hacer.
Mi nido lo encuentro en tu calor.
Cuando te abrazo y te beso conmemoró nuestra unión.
Antes de dormir y al despertar sentirte cerquita es mi cielo.
En tu mirada me pierdo.
Afortunado me siento.
Mi apego no es por tu cuerpo.
Es por tu alma de niña.
Que me invita a soñar.

By: Güstav Rc’mor

La culpa es mía

Las veces que la vi pasar.
Siempre tenía una sonrisa.
Me transmitía ternura.
Tanto que envidie verme así.
Cuando me vio me sonrió.
Yo le respondí con soberbia.
Baje la mirada.
Contuve cualquier emoción.
Eso fue lo que le ofrecí.
Indiferencia.
No porque ella lo mereciera si no porque yo no creia en nada.
Así es la vida en ocasiones te da, cuando menos estás dispuesto a recibir.


Al día siguiente pensé en ella.
Ya no sentía mi corazón de piedra.
Busque una oportunidad.
Para hablar con ella.
Me sonrió de nuevo.
Sostuve su mirada.
La invite a salir.
Todo se dio.
Dos días después la bese.
Ella me besó.
Lei sus besos.
Buscaba amor.
Al tercer día.
Caminamos, hablamos y la escuché.
Se nos hizo tarde.
El tiempo corrió,
Pero tal vez no como debiera.
Al cuarto día.
Me hizo el amor.
Yo lo disfrute pero en mi no se despertaron las mismas emociones que las de ella.
Por cuatro días no me reconocí.
Hoy volvió mi corazón de piedra, el cual nunca debí dejar ir.
La culpa es mía.
Porque ella buscaba amor.
Yo la destruí.
Así me aleje.
Viéndola sufrir.

By: Güstav Rc’mor

Triste mirada

2:00 pm.
A esa hora siempre la observaba en el mismo lugar.
Largas pestañas.
Piel blanca.
Cabello castaño recogido.
Voluptuosos senos.
Pero eso no fue lo que llamo mi atención.
Lo hizo su triste mirada.
Hermosa y triste.
No está mal.
Nació en mi la motivación de querer sanar su tristeza.
Aquel día tome valentia y le escribí la siguiente nota…
¿Por que está triste tu mirada?
¿Podría hacerte sonreír?
Al leerla sonrío.
Era la primera vez que la veía sonreír.
Y me cautivó
Aún mas que su mirada.
El rechazo es algo a lo que tememos.
50/50
Rechazo o aceptación.
Ella me aceptó.
Tuvimos una cita típica.
Pero muy diferente.
Tan diferente como ella.
En el cine tomo mi mano.
Yo no pensaba en la película,
Era solo ella en mi mente.
Me dio la confianza y decidí reposar mi cabeza sobre la suya.
De su mano y frente fue la primera vez que sentí su calor.
Hablamos poco.
Nos complacía estar tomados de la mano y simplemente caminar.
A veces solo necesitamos eso, que nos tomen de la mano y nos hagan sentir que no estamos solos.
El día fue largo y lo disfrute.

La noche lo fue más.
La lleve a su casa.
Me invitó a seguir.
Dormí con ella.
Quisiera describirlo con detalles.
Pero es algo que guardaré para mi.
Solo compartiré que…
A veces es más complaciente que el mismo acto del amor, la pincelada final como en una obra arte.
Su pincelada final fue cuando estaba sentada sobre mis piernas esperando que nuestra almas retornarán a su lugar.
Me abrazó, mientras besaba sutilmente mi rostro.
Sentí su respiración profunda en mi frente y lágrimas recorriendo su rostro en medio de la oscuridad.
Me conmovió.
Desee no alejarme de ella jamás y ser su protector.
Bañe mi rostro con sus lágrimas intentando secarlas.
Eso me marco, eso se llama amor.
Besé sus labios con ternura.
De mis ojos también corrieron lágrimas.
Un día y una noche.
Precipitado o no.
El amor no tiene horarios.
A veces hay momentos que pasan porque tienen que pasar.
Al día siguiente nos alejamos.
Porque aunque nuestras almas fueron una, no nos perteciamos.
No habia nada para cuestionar.
Juntos sabemos que así tenía que pasar.

By: Güstav Rc’mor

Sin mí

Ahora no,
Pero se que a ti te dolera más.
Mi corazón ya estaba roto cuando llegaste.
¿Para que lo curaste?
Me duele,
Pensar que había avanzado un gran paso y ahora retrocedi dos.
Sentada con las rodillas en mí pecho,
Ya no lo puedo evitar.
Las lágrimas recorren mi rostro.
Quisiera quedarme dormida en la tina y nunca más despertar.
Me duele,
Pensar que había avanzado un gran paso y ahora retrocedi dos.
No estás perdiendo a una mujer.
Afuera hay muchas.
Estás perdiendo a tu alma gemela.
Y no lo reconoces.
Tu confidente.
Tu amiga.
Tu cómplice.
Estoy dolida
Maldita sea.
No suelo maldecir.
Pero me duele.
Esto realmente me duele.

Con tu despedida.
No me quitas a un hombre.
Afuera hay muchos.
Me quitas la felicidad que siento cuando estoy junto a ti.
Mi confidente.
Mi amigo.
Mi cómplice.
Ahora mi enemigo.
Porque solo se odia a quien se ama.
Eso es lo que eres para mí.
Mi amor.
Me cómo mis palabras porque todo podría perdonarlo.
¿Eres muy rudo por dejarme sola?
¿Ahora con quién voy a reír?
¿Quien tomara de mi mano cuando salga a ver el cielo azul?
¿A quien me enfrentare en los bares si no estás tú para cuidarme?
Me duele por dentro.
Quizás los tragos dañaron tus sentimientos.
¿Eres muy rudo por dejarme sola?
¿Ahora quien tomara tu mano cuando estés en medio del infierno?
¿Con quién te desahogaras si no estoy yo para escucharte?
En la salud y en la enfermedad.
Jamás pedí un anillo para recordarte.
¿Por qué debo dejarte?
Si no te culpo a ti, culpare a la vida.
Puta vida que me da y después me quita.
Mi amor puedes alejarte.
Pero si eres para mí.
Cómo te fuiste,
Así mismo regresaras.

By: Güstav Rc’mor

No me rompas el corazón


Esta noche no quiero sentir dolor.
Desesperada salí a caminar sin rumbo.
No me importó cual era tu verdadera motivación para hablarme en medio de la oscuridad.
Aún así subí a tu coche.
La confianza me la otorgó tu sonrisa.
Esta noche no quiero sentir dolor.
Así que no me rompas el corazón.
Estoy frágil.
Pero no rota.
Esta noche no quiero sentir dolor.
Así que no me rompas el corazón.

Juntos tenemos tanto fuego que podríamos dejar en cenizas el infierno.
Hasta el diablo merece un poco de compasión.
Así que no me rompas el corazón.
Esta noche no quiero sentir dolor.
Trátame como a una reina.
Yo te tratare como a mi rey aunque no lo seas.
Quiero estar entre tus brazos sintiéndome segura.
Mañana la salida del sol traerá consigo el peso de la vida.
Tu cogeras tu camino.
Y no habran despedidas.
Pero esta noche no.
Esta noche no quiero sentir dolor.
Así que no me rompas el corazón.

By: Güstav Rc’mor