Triste mirada

2:00 pm.
A esa hora siempre la observaba en el mismo lugar.
Largas pestañas.
Piel blanca.
Cabello castaño recogido.
Voluptuosos senos.
Pero eso no fue lo que llamo mi atención.
Lo hizo su triste mirada.
Hermosa y triste.
No está mal.
Nació en mi la motivación de querer sanar su tristeza.
Aquel día tome valentia y le escribí la siguiente nota…
¿Por que está triste tu mirada?
¿Podría hacerte sonreír?
Al leerla sonrío.
Era la primera vez que la veía sonreír.
Y me cautivó
Aún mas que su mirada.
El rechazo es algo a lo que tememos.
50/50
Rechazo o aceptación.
Ella me aceptó.
Tuvimos una cita típica.
Pero muy diferente.
Tan diferente como ella.
En el cine tomo mi mano.
Yo no pensaba en la película,
Era solo ella en mi mente.
Me dio la confianza y decidí reposar mi cabeza sobre la suya.
De su mano y frente fue la primera vez que sentí su calor.
Hablamos poco.
Nos complacía estar tomados de la mano y simplemente caminar.
A veces solo necesitamos eso, que nos tomen de la mano y nos hagan sentir que no estamos solos.
El día fue largo y lo disfrute.

La noche lo fue más.
La lleve a su casa.
Me invitó a seguir.
Dormí con ella.
Quisiera describirlo con detalles.
Pero es algo que guardaré para mi.
Solo compartiré que…
A veces es más complaciente que el mismo acto del amor, la pincelada final como en una obra arte.
Su pincelada final fue cuando estaba sentada sobre mis piernas esperando que nuestra almas retornarán a su lugar.
Me abrazó, mientras besaba sutilmente mi rostro.
Sentí su respiración profunda en mi frente y lágrimas recorriendo su rostro en medio de la oscuridad.
Me conmovió.
Desee no alejarme de ella jamás y ser su protector.
Bañe mi rostro con sus lágrimas intentando secarlas.
Eso me marco, eso se llama amor.
Besé sus labios con ternura.
De mis ojos también corrieron lágrimas.
Un día y una noche.
Precipitado o no.
El amor no tiene horarios.
A veces hay momentos que pasan porque tienen que pasar.
Al día siguiente nos alejamos.
Porque aunque nuestras almas fueron una, no nos perteciamos.
No habia nada para cuestionar.
Juntos sabemos que así tenía que pasar.

By: Güstav Rc’mor

Sin mí

Ahora no,
Pero se que a ti te dolera más.
Mi corazón ya estaba roto cuando llegaste.
¿Para que lo curaste?
Me duele,
Pensar que había avanzado un gran paso y ahora retrocedi dos.
Sentada con las rodillas en mí pecho,
Ya no lo puedo evitar.
Las lágrimas recorren mi rostro.
Quisiera quedarme dormida en la tina y nunca más despertar.
Me duele,
Pensar que había avanzado un gran paso y ahora retrocedi dos.
No estás perdiendo a una mujer.
Afuera hay muchas.
Estás perdiendo a tu alma gemela.
Y no lo reconoces.
Tu confidente.
Tu amiga.
Tu cómplice.
Estoy dolida
Maldita sea.
No suelo maldecir.
Pero me duele.
Esto realmente me duele.

Con tu despedida.
No me quitas a un hombre.
Afuera hay muchos.
Me quitas la felicidad que siento cuando estoy junto a ti.
Mi confidente.
Mi amigo.
Mi cómplice.
Ahora mi enemigo.
Porque solo se odia a quien se ama.
Eso es lo que eres para mí.
Mi amor.
Me cómo mis palabras porque todo podría perdonarlo.
¿Eres muy rudo por dejarme sola?
¿Ahora con quién voy a reír?
¿Quien tomara de mi mano cuando salga a ver el cielo azul?
¿A quien me enfrentare en los bares si no estás tú para cuidarme?
Me duele por dentro.
Quizás los tragos dañaron tus sentimientos.
¿Eres muy rudo por dejarme sola?
¿Ahora quien tomara tu mano cuando estés en medio del infierno?
¿Con quién te desahogaras si no estoy yo para escucharte?
En la salud y en la enfermedad.
Jamás pedí un anillo para recordarte.
¿Por qué debo dejarte?
Si no te culpo a ti, culpare a la vida.
Puta vida que me da y después me quita.
Mi amor puedes alejarte.
Pero si eres para mí.
Cómo te fuiste,
Así mismo regresaras.

By: Güstav Rc’mor

No me rompas el corazón


Esta noche no quiero sentir dolor.
Desesperada salí a caminar sin rumbo.
No me importó cual era tu verdadera motivación para hablarme en medio de la oscuridad.
Aún así subí a tu coche.
La confianza me la otorgó tu sonrisa.
Esta noche no quiero sentir dolor.
Así que no me rompas el corazón.
Estoy frágil.
Pero no rota.
Esta noche no quiero sentir dolor.
Así que no me rompas el corazón.

Juntos tenemos tanto fuego que podríamos dejar en cenizas el infierno.
Hasta el diablo merece un poco de compasión.
Así que no me rompas el corazón.
Esta noche no quiero sentir dolor.
Trátame como a una reina.
Yo te tratare como a mi rey aunque no lo seas.
Quiero estar entre tus brazos sintiéndome segura.
Mañana la salida del sol traerá consigo el peso de la vida.
Tu cogeras tu camino.
Y no habran despedidas.
Pero esta noche no.
Esta noche no quiero sentir dolor.
Así que no me rompas el corazón.

By: Güstav Rc’mor

Amor de colegio

Hoy me estaba preguntando…
¿Donde estarás?
Se vino a mi mente tu recuerdo.
Específicamente.
Tus besos.
Estoy buscando una imagen intacta de tu rostro.
No la encuentro.
Solo hayo el lunar en tu mejilla.
Y la suavidad de tus labios.
Los recuerdo perfectamente.


Un dulce recuerdo.
Mientras escribo.
Recuerdo más detalles.
Curvilíneo.

Tu cuerpo.
Me esfuerzo en revivirte.
En ese entonces pensaba en conquistar a las que para mí eran las más bellas del colegio.
Sería falso si digo que no recibí rechazos.
Perdí mi tiempo.
Mientras tanto tú estabas en una relación superficial.
Sé que sufrias.
Eso podía sentirlo cuando te despedias.
Como si buscarás en mi algo diferente.
Un escape al dolor.
No lo decías.
Pero yo lo sentía.
No sé porque lo nuestro no se dio.
¿Por qué lo dejamos pasar?
Tal vez no estaría pensándote y escribiéndote hoy 17 años después.
La firma de tus labios quedo grabada en mis mejillas.
Una vez en mis labios.
Estoy seguro que eso era lo que pretendías.
Lo lograste y a mi me conmovió.
El brillo en tus labios sabor cereza.
Aún lo recuerdo.
Me arrepiento…
De no haber intentado estar con quién quería estar.
Esa eres tú.
Me arrepiento…

De intentar enamorar a quien no se ha ganado mi amor.
Ese soy yo.
Solo hay arrepentimiento.
Conservo fragmentos de nuestro tiempo.
Ahora te recuerdo.
Tan perfecta.
No sé dónde estarás.
Espero estés bien.
Espero seas feliz.
Lo mereces por lo que me hiciste sentir.
Lo único que prolongaría de esa etapa.

Eres tú.
Estar contigo más tiempo en esas escaleras sentados.
Solo tu y yo.
Aún recuerdo.
Nuestro amor de colegio.
Puro.
Sincero.
Inmortalizado en dulces besos.

By: Güstav Rc’mor

No es tiempo para nosotros

Deseamos.

Queremos dar el paso.

Sin embargo no se da.

No hay que hablar para saberlo.

Es tu vibra y la mia.

Puedo verte.

Y tu a mi.

Si sostienes la mirada.

Te sigo.

Dime donde.

Yo te sigo.

Tu sonrisa y la mia.

Se hacen una.

No te veo con ojos de amor.

Quisiera.

En una proxima vida.

En esta no podria.

Vas en mis pensamientos.

Un amor pequeño en tiempo.

Una invitacion abierta para amar.

No te veo con ojos de amor.

Si asi fuera.

A ti me entregaria.

No lo dudaria.

No es un sentimiento fuerte.

Tampoco debil.

Es lo suficiente para hacerme sentir…

No es tiempo para nosotros.

Y eso no esta mal.

Calma.

Nuestra imaginacion nos duele.

Porque nos hace sentir tan cerca

Pero a la vez tan distantes.

Es algo complaciente.

Tal vez no vuelvas a verme,

Y si sientes que me pierdes…

Lo que tu y yo sentimos,

El universo puede liberarlo.

O fue una vivencia del pasado.

Que tu sonrisa me hizo recordar.

By: Güstav Rc’mor

Imagíname

Si quieres cambiar mi amor.

Por placer momentaneo.

Imaginame haciendo lo que quieres hacer.

Puede dolerte o no.

Si te duele no lo hagas.

Si cometes ese error.

No estare para consolarte.

Aunque no este presente.

Te siento.

Mi corazon no miente.

Imaginame haciendo lo que quieres hacer.

Podriamos tener una vida juntos.

Que tus emociones no nublen tus sentimientos.

Estoy aqui por ti.

Imaginame.

Esperando el dia.

Imaginame.

Anhelando ese dia.

By: Güstav Rc’mor

No llores

Ya viviste el dolor.

¿Por qué continuar allí?

Caminaste sobre fuego.

Cada pisada te lastimaba.

Como vidrios cortando tu piel.

Pero no infligieron suficiente dolor,

Como la sensación de querer hundirte.

Tu cuerpo puede soportar

¿Pero…………

Para continuar leyendo.

Solicita la lectura de mi escrito completo por 1 USD.

Al Whatsapp +1 669 331 0703 o al correo gustavnana611@gmail.com

By: Güstav Rc’mor

Culpables

No suelo escuchar la letra de las canciones.

Mientras estaba en el café.

Sonó una canción y esa letra la recordé.

Pensé que ya te había superado.

Pero aun te sigo culpando.

En mis recuerdos encuentro.

Que el primer año fue perfecto.

Me sentía como una princesa que narra su cuento.

¿Después que paso?

Para continuar leyendo.

Solicita la lectura de mi escrito completo por 1 USD.

Al Whatsapp +1 669 331 0703 o al correo gustavnana611@gmail.com

By: Güstav Rc’mor

Japonesa

Viniste a mí para calmar tu dolor.

Buscando la oportunidad de borrar con mi cuerpo.

Huellas que quedaron marcadas en tu piel.

Tu piel sabe de sufrimiento.

Tu piel calla toques que no fueron caricias.

Ni tampoco fueron motivadas por amor.

Te volviste adicta al dolor.

O talvez adicta………..

Para continuar leyendo.

Solicita la lectura de mi escrito completo por 1 USD.

Al Whatsapp +57 300 328 1574 o al correo sac@elevencompany.org

By: Güstav Rc’mor