Cuando el destino complace al deseo

“Fue tanta la atracción que sentí; porque el viento se impregno del aroma de su piel, siendo aun más letal cuando lo trajo hacia mi; un hechizo proveniente del amor o del deseo tal vez; verdaderamente en ese instante mi cuerpo se paralizo, mi mente elevándose a mundos desconocidos, pero mundos reales donde también se siente, aunque con mayor intensidad; mientras su esencia se adueñaba de mi ser, yo ya sentía que formaba parte de mi; despertando mis instintos, así como el instinto que nace del león al cazar y de las aves al cautivar a su pareja… En esa fracción de minuto se despertaron en mi una y mil sensaciones, subí al cielo y de nuevo baje, como si estar en ese preciso momento hubiese sido un plan del mismo destino para acercarme a ti”  Güstav Rc’Mor
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s