El sol y la Luna

“El sol despierta temprano y siempre se le nota observando en su horizonte; emprende su camino hasta lo más alto del firmamento resplandeciente;  brilla hasta su máxima expresión; como si intentara sobresalir en el paisaje, tratando así de que ella note su presencia. El sol resignado de nuevo y después de una larga jornada se dispone a ocultarse, el día no trajo consigo a su anhelada dama. Así continua los días y horas con sus respectivos minutos esperando por ella. Un día cuando el sol se encuentra a las 11:00 horas del reloj; alcanza a divisar un pequeño ovalo de luz a la distancia, pero aunque trate de desvanecerse el sol sabe que es ella, porque para él, ella es única y lo es. La luna aunque percibe su presencia le es imposible acercarse y el sol con su convicción decide ir detrás de ella, iniciándose así en una persecución de amor;  En su afán toma un camino que parece el mas corto, pero cada segundo en el que siente que se aproxima, también nace esa sensación de que su complemento es cada vez más inalcanzable. Pasan los segundos que lo alejan más y más hasta adentrarse en un nuevo mundo. La desilusión del sol se refleja en su entorno; sus lágrimas son tantas que traspasan las nubes hidratando hasta la más diminuta flor, con sus sentimientos  fracturados, decide dormir, tratando así de olvidar, tan solo olvidar el por que no se puede dar el tan esperado encuentro; se abriga en un manto de nubes que le permiten ocultar su tristeza. El tiempo continua moviéndose porque al igual que el no para, aunque la incertidumbre crece con fuerza y cada ves más. Los días pasan y en su despertar rutinario; se encuentra con una calma absoluta, lo llena de tranquilidad sin saber cual sea la razón, como si el universo tratara de predecir algo de su destino. En lo alto, mas halla de las montañas, el sol puede observar una luz divina que aumenta de tamaño y de intensidad, es sorprendente por fin ella se esta acercando a él, a pesar de las probabilidades, el suceso se esta dando, este es su momento y no lo puede perder. El cielo se despeja abriendo paso al esperado momento y por fin el sol puede abrazar con los rayos de luz a su amada. A este encuentro de amor en la tierra se le denomina eclipse y aunque parece ser momentáneo, esta unión se prolonga por la eternidad cuando verdaderamente se ama, esfuérzate y serás feliz; sin duda alguna fue el pensamiento del sol”.   Güstav Rc’Mor
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s