Mi generación de amigos

Cuando se es niño el alimento son las sonrisas, porque bastaba cualquier hora del día para reunirse entre amigos y jugar, reír hasta llorar, algo que poco se ve en la actualidad. Una gran diversidad de juegos que había en aquellos tiempos: piquis, trompo, gallinita ciega, burrito, yermis, ponchados, escondidas, cogidas, congelados, rejo quemado, cuca patada, policías y ladrones, caravana, tarrito, quemados, baseball, mundialito, bobito, banquitas, tin tin corre corre y otros se me escaparan. Cada vez aumentaba nuestra curiosidad con la verdad o se atreve, escondidas americanas y pico botella, allí entendimos las grandes diferencias entre el amor y la amistad. Una larga espera entre semana se requería para saborear un viernes en la tarde después de clases. El fin de semana era la gloria y lo único que a unos pequeños atañe es el domingo a las 6 de la tarde, pues nuestras madres coincidían en la ventana con un tono insistente diciendo “Se me entra ya”. Conforme el tiempo avanza aquellos niños nuevas cosas experimentaban, las fiestas en la casa de amigos podía ser en la del gordo, el flaco, la mona… (¿Recuerdas el tuyo?) Bueno, una cantidad de apodos que nos colocamos. Recuerdo los primeros tragos de alcohol, aquella sensación de ahogo del cigarrillo, gracias a Dios todos supimos manejar la situación. No había por que celebrar pero sin duda  alguna lo realmente importante era que estábamos reunidos, nos sentíamos como una gran  familia de padres distintos. Claro, también discutíamos pero en ese tiempo no le prestábamos tanta trascendencia a los disgustos del momento, al otro día todo era de nuevo alegría. Comenzó a nacer el amor en algunos y veíamos como en ocasiones se alejaban, todos nos enamoramos y todos en cierto momento nos alejamos, aun así sabíamos a donde llegar, a quien contarle nuestras penas, nuestras locuras, nuestras historias, bajo el sol, bajo la luna, siempre había alguien con disposición de escuchar. Cada vez que este grupo se reunía después de un lapso de tiempo era de valorar, pues sabíamos que las responsabilidades en algún momento nos harían cambiar. Grandioso seria vernos de nuevo y recordar.  By: Güstav Rc’mor

Anuncios

3 pensamientos en “Mi generación de amigos

  1. Nathaly Cortes dice:

    Si! lo unico que queda son millones de recuerdos
    Que dejan aquellos momentos,
    Que se dibujan un sin fin de sonrisas y lagrimas
    He inspiran muchas poesias.
    Att: Nathaly Cortes

  2. tamis2079 dice:

    Tienes razón cuándo se es pequeño uno se rie y llora a la vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s