La terminal

Junto con la incertidumbre mis piernas temblaban, mi respiración se agitaba y el reloj avanzaba. Llego de manera inesperada pero cuando observe su rostro comprendí que era ella; mejillas y cejas definidas, labios delicados y nariz perfecta, al escuchar su voz mis pensamientos se bloquean porque ahora en cada rincón de mi mente solo hay cabida para ella.

11 la terminal

El amor lo vivimos en nuestra piel, en nuestros labios y manos. Mi cuerpo, mi cama, mi ropa, aún conservan su inolvidable aroma. Este tan solo fue un sueño de los muchos que nos faltan por resolver. Nuestras cartas evidencian un sin fin de sentimientos. La intuición se arriesgó para vencer al miedo. Las sensaciones experimentadas fueron propicias para que se diera este encuentro. La fe fortaleció ese pequeño lugar que el realismo suele lastimar. Creció nuestro corazón ante el deseo latente de amar.

En el módulo cuatro la recibí y en el módulo dos de la terminal la vi partir. Realmente lo único bueno de las despedidas es que nace la esperanza de volverle a ver. Antes de ti el tiempo se me hacía eterno, contigo lo eterno es una pequeña medida del tiempo y ahora sin ti solo ruego porque esto no sea cierto, pues no podría soportar tanto sufrimiento. Sé que no hay razón para decir adiós pero si un hasta luego porque en la mitad de mi corazón se anida su recuerdo. By: Güstav Rc’mor

Anuncios

2 pensamientos en “La terminal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s