La mujer del abrigo negro

No sé qué la llevo hacia a mí.

Posiblemente el verme sentado en el piso con mi cara de tristeza.

Indefenso.

Así me sentí.

De abajo a arriba.

Vi sus zapatos brillantes de tacón medio.

Enseguida sus medias veladas color caramelo.

Desde sus rodillas al cuello llevaba un abrigo negro.

Su pecho cálido descubierto.

Su rostro no lo recuerdo bien.

Pero si el rojo de sus labios.

Sin duda alguna era hermosa.

Desconfié.

s-l225

Y me cuestione.

¿Por qué a mí?

La deje ir…

Ángel o demonio.

Deseaba que fuera Ángel.

Me levante a buscarla.

No la encontré.

Desespere.

Una oportunidad más,

De nuevo se fue.

By: Güstav Rc’mor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s