Otros brazos

Mientras me mortificaba pensando que le había pasado algo malo.

Mi corazón continuaba sufriendo a cada segundo.

Solo pensaba en encontrarla.

Buscaba como un ciego.

No sabía dónde estaba.

Solo imaginaba su sufrimiento.

No sé por qué mi mente me torturaba de esa manera.

Mi mente me engañó.

No podía soportarlo.

Desesperé.

Realmente no podría soportar un dolor más.

Busque por cielo y tierra para salvarla.

Solo era mi imaginación.

Me esforcé en encontrarla.

Agradezco que no fue así.

Si la hubiera encontrado, yo no tendría vida en este momento.

Se hubiera roto algo muy dentro de mí.

Estaría a punto de perderme.

La vida lo acomodo a su gusto.

Por eso la odio tanto.

Busque entre los lugares más oscuros y no la vi.

Intentaba orar aunque no creyera en Dios.

Solo deseaba que estuviera bien.

Que contestara su cellphone diciéndome: “amor espero por ti, no te preocupes”

Por el contrario recibí un mensaje lleno de farsa y cinismo.

Aunque no la estuviera viendo sabía que algo no andaba bien.

Un presentimiento se apodero de mí.

Vino a mi mente de repente, que ella pronto estaría en mis brazos.

Ella no pensaba en los míos en ese momento.

Estaba en otros brazos

Tal vez los míos no le bastaron.

Los míos no fueron lo suficiente para ella.

Pensé en destruirme.

En romper mi corazón en mil pedazos para que nadie pudiera reconstruirlo.

¿Quién puede soportar el fracaso?

Le brinde todo.

Soñaba con hacerla mejor de lo que era cuando estaba sola.

Mi objetivo era construir su mejor versión.

No lo logré.

No por mí.

Fue por ella.

Ella me abandono desde el principio.

Y yo no lo veía así.

Solo veía por sus hermosos ojos.

Pero sus ojos eran un engaño.

Siempre la justificaba.

No pensaba que su ternura pudiera hacerme daño.

Me llevó al límite.

El desesperó me consumió.

desperate man crying under rain

Pero entendí que no podía perderme ante alguien que no valoró quien soy.

Seque mis lágrimas.

Respire hondo.

Porque la vida quien putas sea, me había quitado de encima a alguien que no me convenía.

Alguien que no me merecía.

Esa misma noche me propuse olvidarla.

Me propuse olvidar su rostro.

Me propuse olvidar su calor.

Me propuse olvidar las noches en que hicimos el amor.

Me propuse olvidar el amor que me profesaba porque solo era una fachada.

Si ese amor hubiera sido sincero.

Ella estaría luchando conmigo.

Ella no sabe de esfuerzo.

Le gusta la vida fácil.

Este amor para ella fue una sátira.

El único ingenuo que creyó en él fui yo.

Pensando que tenía su corazón y nunca lo tuve.

Pensando que duraría toda la vida.

Pero no era así.

Duró, lo que tenía que durar…

Unos días.

By: Güstav Rc’mor

Mi cárcel

Siempre he estado aquí.

No sé porque entraste en este lugar.

¿Cuál es tu fin?

Aprecio tu compañía.

No sé si es eso lo que realmente me brindas.

ScreenHunter_700 Oct. 14 12.44

Es bonito sentir tu presencia.

Eso no quiere decir que sea perfecto.

Me lastimas.

¿Cómo un ser envuelto en ternura puede afectarme tanto?

Fragmentas y reconstruyes mi corazón.

A veces quisiera no verte.

Prefiero tener incertidumbre a saber la verdad.

Que loco, siempre estamos buscando la verdad.

La verdad me lastimaría mucho más.

Opto por alejarme de ella.

Siento que encontraste la manera de manipularme.

Caigo una y otra vez en tu juego.

Vuelvo a ti porque te encuentro vulnerable.

Te ofrezco mis brazos.

Y después del consuelo solo quieres atacarme.

Yo no soy el causante de tu dolor.

Pero te empeñas en hacérmelo creer.

Te miro fijamente, eres hermosa.

Contemplo cada milímetro de tu piel.

Siento miedo.

En un algún momento lo que tanto contemplo me hará sufrir.

Físicamente puedo soportar.

Mentalmente lo dudo.

A veces quiero huir y dejar todo atrás.

Olvidar que te conocí.

Cuando trepo a lo más alto porque encontré una salida.

Miro hacia abajo y te veo allí tan tranquila.

Que solo deseo recostarme junto a ti.

Y sentir que todo esto es una pesadilla.

Me dejo soltar y caigo de nuevo a ti.

Sé que sientes miedo.

Me esfuerzo para que no sea así.

Me esfuerzo para darte lo que a mi parecer mereces.

Cuando siento que lo estoy logrando.

Vuelves a arrebatármelo todo.

Como si nada de lo que hiciera sirviera.

Tal vez te gusta causar dolor.

Y yo me estoy acostumbrando a él.

Solo por no perderte.

Después de la melancolía.

Cuando mi llanto se ha evaporado.

Me siento tan valiente que quiero darte en la misma medida que me ofreces.

Podría golpearte si tal vez de esa manera reaccionas.

Pero cuando siento el calor de tu piel.

Mi valentía se desmorona.

Prefieres escapar a consolarme.

Es mi cárcel no la tuya.

Lo entiendo.

Desespero al verme aquí de nuevo.

Porque pongo todo mi esfuerzo y no es valorado.

Siempre estoy dando más de lo que debería.

No tengo una medida exacta para determinar hasta cuanto puedo ofrecer y a quien.

Me aferro al pensamiento de que eres la niña de mis ojos.

Eso me inyecta dosis de tranquilidad.

Me siento especial.

Noto que puedes reconocer el daño que me haces.

Pero no lo suficiente para sacarme de mi prisión.

Posiblemente soy yo quien se aferra a ella.

Ha estado tanto tiempo conmigo que se ha vuelto parte de mí.

No sé si contaras con la paciencia suficiente para sacarme de aquí.

Yo ya no quiero luchar.

Si el viento me continúa impulsando por caminos de dolor.

Me dejaré llevar.

He aprendido a soportar.

Mi cárcel es mi soledad.

By: Güstav Rc’mor

Lloré

Lloré después de que estuve con él.

Sé que le pertenecí un largo tiempo.

Ya no sentía que fuera así.

No quería caer.

No quería hacerlo.

No sentía deseo, mucho menos amor, fue el compromiso.

Me culpe.

Porque aunque este con él, tu eres primero.

Vino a mi mente las noches en que te hice al amor.

ScreenHunter_700 Oct. 13 15.13

Esas horas no las cambiaría por nada.

Fue y siempre será mutuo nuestro sentimiento.

Recordé.

Que nuestros cuerpos fueron uno con el fuego.

Lloré.

Porque a tu lado siempre debí estar.

Culpe a la vida por tenernos separados.

También le agradecí.

Fue obra suya y no mía el habernos encontrado.

Este camino suele ser cruel.

No podría acostumbrarme.

Pero sé que tu mano va a estar una vez más para salvarme.

Me sigo lastimando.

No sé por qué.

El dolor me persigue.

Te amo.

Nadie me ha tocado como tú.

Ni lo hará.

No basta que toques mi cuerpo.

Cuando ya haz tocado mi alma.

Mis lágrimas continúan deslizándose por mis mejillas.

En cada lágrima busco tu consuelo.

Lloro en silencio.

Mi dolor tiene cura.

Está en tu pecho.

No me abandones aunque haga todo para merecerlo.

Ni yo misma me entiendo.

Tú eres lo único valioso que tengo.

Mi única razón para seguir.

Sé que te hiero.

No llores mi cielo.

Siento lo que sientes y duele por dentro.

Perdona tanto sufrimiento.

Si me esperas un poco, a ti llego.

No quiero tardar en llegar.

No esta vez.

Porque también te espero.

Aunque sea yo quien no demuestra, ten la certeza que es sincero.

Perdóname por eso.

By: Güstav Rc’mor