Déjenme llorar

Que se desgarre mi alma.

Así podría sentirte más cerca.

En sufrimiento valoro nuestros momentos.

Y si lo pierdo todo.

No dolería más que perderte.

En medio del llanto.

Te aferras a mis pensamientos.

Déjenme llorar.

hombre

Porque lloro por dentro.

No lo aparento.

Nadie sabe de mi sufrimiento.

Nadie comprende este peso.

En medio del silencio.

Sigo a la muerte.

Ella me esquiva.

Me frustra.

Si tu amor no puede sanarme.

La muerte me hará olvidarte.

By: Güstav Rc’mor

La danza de las libélulas

Caminando descubrimos el valor de no mirar hacia atrás.

Nuestra mira fija en el camino, que nos llevara a ese lugar ideal.

Un lugar donde nadie puede herirnos.

Nuestros fantasmas se esfuman al intentarnos alcanzar.

Un lugar en el que podemos olvidar todo sufrimiento.

Solo podemos abrir nuestra mente y volar.

Un lugar que construimos para demostrarnos que todo es posible.

En medio de naturaleza la palabra más acertada es llamarle hogar.

libelulas

Un lugar que valora.

Hasta el más mínimo detalle sin subestimar.

Un lugar en el que las aves cantan.

Mientras danzamos con libélulas, el zumbido de sus alas nos brinda el compás.

La perfección se torna concebible.

Nuestro ambiente emana paz.

By: Güstav Rc’mor

 

Nadie más

Amarme.

A pesar de mi carácter.

A pesar de mis defectos.

Nadie más me amará.

De la manera en que tú me amas.

Nadie más.

Nadie más quiere aguantar.

De la manera en que tú me aguantas.

Nadie más.

No necesito a nadie más.

roja roja

Nadie más.

Que comprenda mis delirios.

Nadie más.

Que comparta mis pensamientos.

Nadie más.

Que comparta mis sentimientos.

Nadie más me puede amar.

Nadie más.

Como tú.

By: Güstav Rc’mor

 

 

Llorar

La vida suele situarnos entre la espada y la pared.

Deseos, Indecisión y riesgos.

Amor, decisión y compromiso.

Fuerzas que en extremos halan.

En la mitad mi cuerpo.

Siento que se desgarra.

11111

Llorar sanara mi alma.

Y no lloro de sufrimiento.

Llorar es mi antídoto para empezar de nuevo.

Después de la tormenta viene la calma.

El calor de tu cuerpo secará mis lágrimas.

By: Güstav Rc’mor