Perseo

Aun lo recuerdo.

Fuerte en batalla.

Demostrando siempre su vigorosidad.

Inicialmente,

Lo rechacé y me arrepiento.

Desearía que no lo hubiera notado.

A veces mis ojos nublan mi falta de decisión.

Me convenció y me convencí.

Mi decisión no se baso en lo que vi, pero si en lo que sentí.

Su persistir me atrajo hacia él.

Si su intención era estar junto a mí.

¿Por qué no podría dárselo?

Dependía de mi más que de él.

Cuando lo acepte.

Me ofreció amor incondicional.

Como ninguno había ejercido sobre mí.

Me enseñó a creer.

Me enseñó a luchar.

A no abandonar.

En una palabra, a persistir.

Te dedico estas palabras,

Mi recuerdo está atado a ti.

En mi corazón conservo el recuerdo de nuestro último beso.

En mi alma destrozada llevo el peso de tu sufrimiento.

By: Güstav Rc’mor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s