La boda

Es insoportable pensar a todo instante, que después de un “Si, acepto” dos vidas pueden dar un vuelco de 180 grados, donde ni tú ni yo somos ganadores. Así que podemos destrozarnos o aprender el cómo acostumbrarnos a una nueva vida, donde estando acompañados nos sentiríamos solos.

Aunque este amor haya llegado en invierno, se nos revelo la manera de mantener su calor sin necesidad de esperar al verano. Yo no había vivido algo tan especial y excitante, no pensé que eso que tanto buscaba iba a encontrarlo a cientos de kilómetros. No imagine que unos labios encajaran perfectamente en los míos, no imagine que existiera una piel especialmente diseñada para sentir en armonía mi cuerpo. No había recibido algo tan grato como lo que tú me diste y nunca imagine que ese momento traería consigo la herida más profunda que se haya generado en mi pecho.

Hoy te encuentras frente al altar y yo junto a la puerta, evidenciando esta ceremonia que a simple vista parece perfecta. No es un cuento de hadas, porque tu no estas parada ahí por amor pero podría apostar que si por temor. Jamás te juzgue y este no va a ser el principio. Has tomado decisiones y aunque no hayan sido las mejores, realmente tienes las agallas y el pudor para enfrentarlas. Con respecto al hombre que se encuentra junto a ti, no lo odio pero si lo detesto. Si bien el no encontró la forma de enamorarte, tiene los medios y al parecer muy pronto lograra esposarte. Él puede darte la vida que tal vez yo no podría. La balanza se hecho para la derecha cuando yo me encontraba en la izquierda, ahora tienes la respuesta por la que tanto te impacientas.

Yo no quiero que te cases y tampoco quiero resignarme a sentirte una vez más junto a mí, y que digo una,  yo te entrego con alegría todos los segundos de mi vida. Podría ser egoísta si me opongo, pero más egoísta seria si te dejo partir. Estas a punto de tomar una decisión que solo se basa en amor y nada más. ¿Por qué temes?, ¿Acaso no te he dado la seguridad de que todo el amor que te profeso solo a ti te pertenece? Mi amor lo tienes de manera incondicional, puedes sentirlo en tu pecho y si quieres palparlo, mi corazón lo pongo en tus manos. Recuerda cuando te decía que juntos podemos lograr lo imposible, así fue, lo ha sido y lo será. Has que vuelva a ser una realidad.

Amor no me subestimes, porque las posiciones cambian, los pesos se invierten y el que estés cerca de alcanzar algo no quiere decir que vaya a perdurar para siempre. El continuar con esta boda conlleva al fin rotundo de nuestro amor, porque conoces mis principios y si deseo algo en este mundo es que Dios Bendiga nuestro amor. No termines con la hermosa sensación que experimentamos al sentir nuestros corazones latiendo.

Llorando ella responde: “Si, acepto”

Me alejo llorando y pienso: “El amor  encontró su razón, inicio y fin en nuestros labios”.

By: Güstav Rc’mor 

Anuncios

7 pensamientos en “La boda

  1. Luceli Galíndez Garces dice:

    me gusta me gusta

  2. tamis2079 dice:

    Muy bonitas palabras me encantan

  3. Bárbara Marques dice:

    Que bello! Me encantan sus escritos!
    Tienes sensibilidad y delicadeza en sus palabras!

  4. Josselyn dice:

    En todos los versos decís algo cierto, pero creo q lo más cierto que leí fue que “las palabras deben escribirse cuando se sienten”.. Aunque aveces solo preferimos decirlas cuando las sentimos..

  5. Catia dice:

    Belas palavras… Sempre me emociono e sonho quando as leio.

  6. michelle! :) dice:

    Que escrito tan triste y hermoso a la vez, me encantoo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s